Isle of Dogs ★★★

Es un ejercicio exquisito tecnicamente. Los encuadres, los colores, la técnica, las texturas, todo es minuciosamente preciso y precioso, pero eso no lo es todo.

Anderson nos relata un cuento que aburre. Su humor es predecible y la magia de lo tecnico se diluye con el avance del metraje.

Película mas preocupada por la forma que por el contenido. Si el director le hubiese puesto el mismo énfasis a la narracion de la historia, estaríamos ante una obra mayor.