Kubo and the Two Strings ★★★★½

Qué delicia de película. Visualmente es absolutamente espectacular: el diseño artístico, la iluminación de los escenarios, los detalles... Todo ensalzado por ese encanto especial que tiene el stop motion gracias a las texturas, a lo tangible que resulta todo. Narrativamente tampoco se queda corta en su viaje de madurez de esencia trágica y oscura. Me ha encantado esa parte tan meta sobre el contar historias y cómo un relato puede servir para más propósitos de los que parece. En fin, una fábula preciosa y sin edulcorar para que jóvenes y mayores reflexionemos sobre la pérdida.