Midsommar ★★★★★

Todo lo que a Hereditary le faltaba lo tiene Midsommar. Habiendo revisado Hereditary justo la tarde antes de ir a ver Midsommar, y acentuando aún más mi idea de que aquella es una comedia negra muy incomprendida en ese sentido, Midsommar pone toda la carne en la piedra (jajaja) para demostrar que Aster es un genio de la comedia macabra y los viajes alucinógenos. Salir del cine con la sensación de estar hasta las cejas de LSD y éxtasis líquido es para hacerle un monumento. Imprescindible en mi lista de favoritas modernas y a la par con el US de Peele este año. Y no, Ari Aster no reinventa el género ni nada por el estilo, simplemente lo lleva a un terreno personal (bebiendo de mucho horror folk de antaño) para demostrar una valía como cineasta incalculable.