The House with Laughing Windows ★★★

Estoy viendo las pelis de Pupi Avati al revés, y quizá por eso me sigue gustando más la nueva, El signor diavolo, aunque todas siguen caminos similares. Se le nombra como inventor del horror padano, ese gótico rural y novelesco que aparece en todas estas películas. Esta contiene los elementos habituales de viaje, forastero enfrentado a lo sobrenatural, pintura maldita, leyendas locales y ancianos draculinos, pero es quizá la más realista y simbólica, y la más austera en todos los sentidos. De nuevo hay hallazgos visuales poderosísimos que revelan la asombrosa capacidad pictórica de Avati.