Evangelion: 1.0: You Are (Not) Alone

Hideaki Anno tiene obsesiones muy marcadas. Mechas. Maquinaria militar. Física cuántica. Filosofía alemana fin de siècle. Angustia existencial. Y cuando las saca a relucir, lo hace del único modo que sabe: a borbotones.

Eso es Neon Genesis Evangelion 1.0: You're (Not) Alone. Anno pudiendo llevar sus obsesiones al 11, con toda la espectacularidad visual que merece su historia. Si además puede aprovechar la ocasión para hacer la historia más clara, menos adusta para el espectador medio, mejor que mejor. Porque el resultado es espectacular. Incluso si, entre pajerismo militar, visual y existencial, nos ofrece una versión alternativa, que no mejor ni definitiva, de lo que ya era la serie original.

Que no es poco decir. No cuando hablamos de una de las mejores series de la historia de la televisión.

¿Qué nos cabe esperar a partir de aquí? Quién sabe. Puede tomar muchas direcciones. Y es poco probable que siga con la fidelidad narrativa. No cuando el adelanto de la próxima película ya promete salirse de la ortodoxia. O cuando la última escena nos da a entender que la película no está aquí para sustituir la serie.

Pero no hablemos aún de complementación. Humana o narrativa. Dejemos eso para más adelante. De momento conformémonos con lo evidente: Anno lo ha vuelto a hacer. Incluso si parecía imposible.