Local God ★★★½

Tenia muchas ganas de ver la segunda película de Gustavo Hernández, y no me defraudo. El director plantea una historia de terror psicológico, un rompecabezas que va uniendo durante el transcurso de los eventos e invita al espectador a tratar de unir todas las partes en su cabeza, si bien el arranque es muy lento y no promete nada bueno, a medida que avanza el clima se va tornando asfixiante, usa simbolismos y toca temas densos. Si tuviera que decir algo que no me gusto, es que tiene algunos "sustos" jumpscares que tan tontos resultan, creo que no eran necesarios en este caso, aumentar la tension hubiera resultado mejor. Como anotación, la canción que toca la banda al principio es de Sordromo.