Black Panther ★★★★★

"Black Panther" es la constatación más sólida del hecho de que el MCU ha madurado, crecido y aprendido de sus errores en estos diez años de andadura.

La trama no es el epítome de la originalidad, no por ello empaña el desarrollo de la historia. Es un argumento que tiene muchos años en la historia del cine y que se ha venido repitiendo a lo largo del tiempo. En "Black Panther" lo que importa es el interior, lo que envuelve su historia y lo que se destila de ella.
"Black Panther" nos habla de lo que África podría haber sido con la riqueza que posee si esta hubiera sido explotada por su gente y no por los invasores europeos, por los blancos. Wakanda es ese "podría ser y no fue", esa mirada a un futuro más brillante que sí podría ser. Nos muestran a una nación muy avanzada que vive aislada del resto, escondiendo su progreso por miedo a que les roben su patrimonio como al resto de África, desoyendo el sufrimiento de sus hermanos y hermanas. Y este, y no otro, es el gran tema de la película y lo que nos perfila a su villano, Killmonger.

"Black Panther" pone el foco en el orgullo de Wakanda por sus raíces culturales, donde el progreso tecnológico no choca con la celebración de rituales, el uso de ropas tradicionales o el misticismo del folclore africano, sino que hunde sus garras y bebe de ese néctar. A esto, se suman tanto el acento empleado como en la música y la fotografía que nos acompaña durante todo el film.

Esta película es, sin lugar a dudas, una de las mejores el MCU a muchos niveles. Y, por supuesto, se asienta como la más importante en cuento a representación, ya que en ella no sólo encontramos mujeres de un amplio abanico de edades cuyos roles no se limitan a los de intereses amorosos o caen en clichés manidos, sino que a nivel de representación de personajes racializados supone un avance enorme en una franquicia que parecía estancada en un blanco masculino que empapaba cada una de las obras con muy contadas excepciones.