Guardians ★★★½

Cuando se anunció la existencia de esta película la llamaron "Los Vengadores rusos" y bueno, no iban muy desencaminados.
En resumidas cuentas son un grupo de "gente con poderes" que son reclutados para ser usados como armas contra un supervillano. Ya está, ese es todo el argumento.

¿Suena a poco? Igual es porque es solamente una excusa para mostrarte a un plantel protagonista que se llevan todo el peso narrativo. A lo largo de la película se dedican momentos para la instrospección de los Guardianes. Sabemos quiénes son, sus miedos y preocupaciones. Yo sé que Arsus tiene miedo de perder el control y que la línea que separa al oso del humano se desdibuje sin vuelta atrás; o Ksenya que no recuerda quién es, para bien o para mal. Por poner dos ejemplos.
Ya que se ha comparado con "Los Vengadores" de MARVEL, cabe destacar que aquí aciertan donde se falla en la cinta americana: caracterizar a los personajes. Aquí me preocupo por ellos desde el primer momento.

El villano... ya es otra historia. Tiene una motivación, pero resulta irrelevante completamente. Apenas tiene diálogo y no se siente como una amenaza real, a pesar de que el guión nos lo quiera presentar así.

En resumen, entretenida, con buenas dosis de humor y mucho más dura con sus personajes de lo que esperaba. La película los desprecia, los hace de menos, pero eso enfatiza su unión y su resiliencia.

PD: Me sacaba de la película la aparición mágica de los pantalones de Arsus.