Her ★★★★★

Cuando mi pareja me recomendó esta película no sabía qué iba a esperar. No había visto ningún tráiler ni nada por el estilo, sólo sabía que existía por el vídeo "Inteligencia Artificial: Entre la ciencia ficción y la realidad" de bukku qui; así que, si tuviera que lanzarme a ciegas a decir qué esperar de ella, diría que algo que sexualizará a la IA que coprotagoniza la película.

Me alegré mucho de no encontrar eso aquí. En “Her” tenemos una historia de desamor, de soledad, pero también de amor.
El protagonista indiscutible, pues la película empieza y termina con él, es Theodore. Él trabaja haciendo cartas “a mano” en un futuro cercano donde ya nadie las escribe, sino que existen empresas que las hacen por encargo. Le gusta su trabajo y muy bueno en él, el mejor de la oficina, pero al llegar a casa sólo le espera la soledad de un hogar vacío, frío. Es por esto por lo que se hace con una IA cuya función, aunque no recuerdo que se explicite, es la de llenar ese hueco de soledad en los clientes.
La narrativa gira en torno a la relación que Theodore establece con esta IA autonombrada “Samantha”. Ambos aprenden del uno del otro y forjan algo que se puede sentir auténtico.

La sustancia de la película viene a través de las implicaciones morales y sociales de esa relación que ambos mantienen. ¿Pueden un humano y una IA tener una relación sentimental? ¿Pueden las IA amar o sólo simulan hacerlo para satisfacer los deseos de su dueño? Estos son la clase de dilemas que “Her” nos plantea a través de Theodore y sus divagaciones sobre su relación con Samantha. También habla de mortalidad, un aspecto a valorar dado que, bueno, los humanos tendemos a morir mucho antes que las máquinas y eso.

“Her” ha sido todo un descubrimiento que me tuvo pegado a la pantalla queriendo saber cómo acabaría la historia. Valoro mucho que durante todo el metraje, a pesar de que Theodore es el foco de la historia, se tengan en cuenta los sentimientos, deseos y preocupaciones, haciendo que la veamos con un ser vivo en lugar de una IA, es decir, haciendo que nosotros nos planteemos si ella podría o no ser considerada “viva”. Así que sí, la recomiendo mucho.