Lady Bird ★★★★

"Lady Bird" es una película que trata el paso de la adolescencia a la adultez, la necesidad de encontrar nuestro lugar en el mundo, de terminar de condensar quienes somos. Pero también hay lecturas que hacen una analogía entre lo que vemos de la vida de Lady Bird con la de propia Greta Gerwig, dato que además ambas son de Sacramento. Además, los padres de Lady Bird trabajan en los mismos empleos que los padres de la directora: enfermera y programador informático. Son bastantes más las similitudes que unen a la directora y guionista con su personaje.

Regresando a la película en sí misma, "Lady Bird" nos presenta a Christine, una adolescente al borde de la mayoría de edad que sueña con salir de Sacramento rumbo a una gran ciudad lejos de su familia y su entorno, donde volver a comenzar por su cuenta. Pero aunque esto suena muy bien en el papel, la situación familiar no acompaña. Aunque Christine (que es su nombre real) comprende la situación que tienen, eso no cambia que quiera escapar de allí y labrarse un futuro porque Sacramento no ofrece lo mismo que Nueva York, por ejemplo.
En este aspecto, Greta Gerwig sabe reflejar muy bien los sacrificios que los padres hacen para sacar adelante a sus hijos o lo que son las Navidades para una familia humilde.

Como no deja de ser una historia sobre crecer, en esta trama no puede faltar la relación con las amistades, en este caso con Julie, un cielo de persona. Pero también ese momento de tratar de encajar con los "populares" ya sea por ello o porque te guste alguien. Esta necesidad de formar parte puede chocar con tus otras relaciones pues no son necesariamente compatibles, pero ¿son realmente las relaciones que necesitas? A responder a esta pregunta es en lo que se basa uno de los arcos de "Lady Bird", así como la decepción frente a las expectativas que la sociedad nos crea sobre cosas como el sexo a través de la ficción.

Un aspecto a destacar es cómo Christine defiende siempre a su madre cuando alguien dice que es sobreprotectora o que ella la oprime. Es agradable que se huya del estereotipo del adolescente que odia a sus padres (sobre todo a su madre) y se busque otra perspectiva más cercana al "me jode pero sé por qué lo hace" que al "quiere fastidiarme".

En resumen, "Lady Bird" es una gran película sobre madurar y buscar nuestro propio espacio en una sociedad que nos llena la cabeza de pájaros que no siempre van a volar.