Spider-Man: Into the Spider-Verse ★★★★★

La historia, por una vez, no nos habla de Peter Parker, sino de alguien menos conocido para aquellos ajenos a las aventuras del Hombre Araña y que sólo las conocen por las películas de Sony y de Marvel de las dos últimas décadas: Miles Morales. Miles, como muchos jóvenes de Nueva York, conocen y admiran a Spider-man, a ese héroe que se balancea por la ciudad salvando a todo aquel vecino que lo necesita.
Miles es un joven prodigio atrapado en la vida que sus padres quieren para él, pero no la que él desea. Desde sus primeras escenas podemos ver el contraste entre lo integrado que está con sus antiguos compañeros de instituto y sus nuevos compañeros en un colegio privado para jóvenes prodigios.
Morales busca su lugar en el mundo y le encanta el arte callejero y todo lo que implica vivir la calle siendo parte de ella. Tiene mucho talento como artista callejero pero eso se aleja mucho de las expectativas que su padre (policía) tiene para él, no así su tío que sí trata de explotar ese lado de él.

Su vida da un vuelco cuando la araña que en su día pico a Peter Parker también le pica a él, lo que termina haciendo que acabe viendo morir a su héroe. Con Nueva York sin protector y él con los poderes que Spider-Man solía tener, ¿es el momento de que ocupe su lugar?

La trama de la película tiene dos vertientes, una es de la crecimiento de Miles Morales como persona y como héroe, pero por otro lado tenemos la grieta dimensional que trae a su mundo a varias "versiones" de Spider-Man, de las cuáles sólo dos son relevantes mientras que las otras tres son más un relleno que algo realmente sólido dentro de la película. Mientras que Peter Parker (adulto) y Spider-Wen influyen en el crecimiento de Miles y en el desarrollo de la trama, Spider-Ham es poco más que el alivio cómico, Spider-Noir es sólo una faceta extraña y Peni Parker... bueno, está ahí y poco más.
Es decir, "Spider-Man: Un nuevo universo" habría funcionado igual sin esas tres versiones del trepamuros. Ni siquiera sus historias personales resultan interesantes, sobre todo comparándolas con las del trío protagonista.

Uno de los aspectos geniales de la película es su protagonista principal, Miles Morales. Es un chico sensibles y con inseguridades que no trata de ser un tipo duro, es decir, es un modelo masculino no tóxico y ejemplarizante para los que vienen detrás.
Los otros dos aspectos más destacables son su banda sonora que es perfecta para la historia que cuenta y lo que representa, así como este estilo de animación que recoge la sensación de estar viendo un cómic en movimiento. Es cierto que al principio se siente rara a la vista, pero enseguida te acostumbras a ella.

"Spider-Man: Un nuevo universo" es una película divertida, emocionante y entretenida para todos, más aún para los fans de los cómics, la animación y nuestro amigo y vecino Spider-Man.

PD: Mención especial a la versión "genderbend" de Otto Octavius: Olivia.