Star Wars: The Last Jedi ★★★★★

No voy a soltar ningún spoiler. Y no, no es un remake ni nada similar de "El Imperio contraataca" como muchos vaticinaban. Esta, mucho más que la anterior entrega, rompe con lo esperado y nos muestra aspectos que no hemos visto aún en la saga.

Este episodio de la saga sigue con una de las premisas que establecía "El despertar de la Fuerza": hay que dejar atrás lo antiguo y evolucionar. Aquí, además, se anteponen con mucha más claridad las dos posiciones enfrentadas encarnadas en la figura de Rey y de Kylo Ren. Ambos piensan que hay que cambiar y evolucionar, pero mientras que uno sostiene que acabar con todo lo viejo y quemarlo, la otra nos muestra que se puede avanzar, evolucionar, sin denostar de donde se viene, sino aprendiendo de los errores cometidos para no repetirlos en el futuro.

La trama, como no es ajeno a Star Wars, consta de varias líneas que convergen hacia el clímax, pero aquí difieren tanto en tono que parecen ser capítulos de una serie unidos a la perfección en una película. "Los últimos Jedi" es un puzle calibrado a la perfección. Hay piezas más bonitas, otras menos, pero sin todas ellas no podríamos ver la imagen completa.
En esta cinta se ha sabido medir bien el ritmo en que ocurren los acontecimientos para que uno no pueda despegarse del asiento. La acción está bien cuidada y no es excesivamente larga como sí ocurre en otros títulos de la saga.

La gran y maravillosa sorpresa de esta entrega es la inclusión de una gran cantidad de mujeres encarnando múltiples roles. No son sólo Rey, Leia y Maz Kanata, como prácticamente ocurría en "El despertar de la Fuerza" (ya ni mencionemos las entregas más antiguas), sino que desde el mismo principio nos muestras a pilotos rebeldes y a oficiales de puente de la Primera Orden, por ejemplo. Las vemos sufrir, luchar, reír y sacrificarse por la causa. Y esto, como no podría ser de otra manera, ha escocido y mucho.
También es un giro importante en la buena dirección tanto la evolución de Rey como de Kylo Ren, ambos tienen rasgos ya conocidos para su rol, pero son los rasgos diferenciales los que les dan profundidad y los convierten en enormes personajes.

Y... Luke, su esperado regreso... A mí, por lo menos me encantó cómo ha sido llevado. Se pueden ver los años que han pasado, como también se veían en Han y se ven en Leia.

He disfrutado mucho esta película y es ya mi favorita de toda la saga. He dicho.