Star Wars: The Rise of Skywalker ★★

Cuando se confirmó que JJ Abrams iba a ocuparse de este episodio final me preocupé. Cuando salieron los primeros tráilers mis temores fueron a más porque a diferencia de como me ocurrió con "Los últimos Jedi", vi mucho mucho de lo que conocía:

-Volvía el sable de Anakin que se había partido en "Los últimos Jedi".
-Volvía Palpatine, Endor y la Estrella de la Muerte.
-Volvía Lando...

En resumen, volvía la nostalgia y la zona de confort que había caracterizado a "El despertar de la Fuerza", pero sin la necesidad de ella. El episodio VII necesitaba ser una llamada a la calma, un grito de "esto no serán como las precuelas", pero el episodio IX no necesitaba estar repleto de nostalgia, sino cerrar la saga con algo nuevo y redondo.

"El ascenso de Skywalker" empieza rápido, pasan muchas cosas en muy poco tiempo. Sus primeras escenas nos muestra en qué anda Kylo Ren, pero (como va a ser la tónica de esta película) no sale de ninguna parte. Mucho de lo que vemos en la película bien se puede definir por un "lo hizo un mago" porque Abrams y Terrio no se han molestado mucho en ver cómo encajan algo que no se puede encajar cuando no te has ocupado de hacer el episodio anterior.

Personajes como Poe o Finn carecen de un arco de personaje como sí tenían en los dos anteriores capítulos en beneficio de Kylo Ren y Rey que son el centro de todo. Recuerda un poco a aquel capítulo de "Los Simpsons" donde salía Poochie y decían que cuando no estuviera en pantalla debían de preguntar "¿Dónde está Poochie?", pues bien, así es cada vez que Rey no está en pantalla.
Y luego está el vergonzoso caso de Rose, personaje que esta película está relegada a trabajo de oficina sin prácticamente nada que decir. Un personaje interesante que han dejado atrás. Si es que hay un momento que se van de misión y en lugar de ir con Rose se llevan a C3PO que no pinta nada allí.

Siguiendo con los personajes, sí creo ver al Poe más maduro que encontramos al final de "Los últimos Jedi", pero ni rastro de ese Finn. Siento que Finn, como en "El despertar de la Fuerza" piensa más en Rey que en lo que está haciendo, es como una regresión al "Despertar de la Fuerza". Y yendo a Rey... Arrastra algo que no me gustó nada de su caracterización en el cómic "The rise of Skywalker: Allegiance": Es egocéntrica y arrogante. Como si sólo viese lo que a ella le afecta. En "El despertar de la Fuerza" Rey no quiere salir de Jakku porque sus padres iban a ir a por ella en cualquier momento, pero aún así se la juega para ayudar a Finn. En "Los últimos Jedi" va en busca de Luke para acabar con la Primera Orden y en vista de que este no hará nada, es ella la que tomas las riendas y va a por Snoke y Ren (más o menos), es decir, no hace las cosas por ella misma.
En cambio, aquí Rey no deja de ignorar a sus compañeros a fin de avanzar su propia trama. Sólo piensa en ella y en lo que ella quiere en lugar de tener esa visión de grupo que solía tener. Antes era temeraria e impulsiva, pero aquí es de pronto egocéntrica.

"El ascenso de Skywalker" está más preocupada desandar los caminos que había andado y progresado "Los últimos Jedi" más que en contar algo coherente con la trilogía y en sí misma. En esta odisea por derribar los construido ayer se deja atrás la fotografía y la música que ha caracterizado a la franquicia. La banda sonora de esta película se resume en reutilizar la marcha imperial para casi cada escena pero cambiando tonos e instrumentos. No hay nada memorable ni crea la atmósfera que debería. La fotografía tampoco acompaña pues no recuerdo ninguna escena que se me haya quedado grabada como la nave de Holdo atravesando la de Snoke o Luke con los soles gemelos de fondo.

¿Nos acordamos que en "Los últimos Jedi" había mujeres en casi cada escena y que Holdo o Rose eran personajes con presencia? Aquí regresamos a la tónica de antes donde no siento su presencia, pero aunque es cierto que incluyen a dos personajes como Zorii o Jana, estás sólo sirven para el trasfondo de Poe y de Finn respectivamente, no son personajes, sino herramientas, instrumentos. Eso y nada es lo mismo pues son completamente olvidables.
Aunque lo más sangrante no sea quizás eso, sino el constante "queerbaiting" y vanagloria de la representación LGTB+ diciendo: "Es importante para mí que la gente que vaya a ver la película sientan que son representados". Sí, claro, un beso de fondo de dos segundos entre dos personajes que no me importan nada; sí, Abrams, gracias, es la representación que necesitaba, adiós "Sense8", aprende... En fin. Vamos, otro tío hetero que cree que eso es representación y busca su medalla de aliado, como pasó con los Russo con Endgame. Y, encima, lleva una dinámica de pareja con Finn y Poe durante toda la película pero hace incapié a través de Zorii y Jana de que "no homo". De vergüenza.

En resumen, es un cierre de trilogía y, sobre todo, de saga muy muy flojo que me deja un sabor amargo a más la pienso. Sí es coherente con el canon en su mayor medida, pero se nota mucho que no ha trabajado con el "Story Group" como si hizo Rian Johnson pues hay varias cosas que lo contradicen.
Aunque no lo parezca, me ha gustado pero sufre del "Síndrome Precuela": Buen material pero mala ejecución. A su favor diré que al menos el guion y la dirección en mejor que las de las precuelas, pero tampoco era para tirar cohetes.