The Most Beautiful Boy in the World

The Most Beautiful Boy in the World

La encontré desordenada, mal narrada y, por momentos, hasta superficial. La estructura deja entrever que partieron con la idea de mostrar cómo la vida de Björn se afectó por aparecer en Muerte en Venecia, pero que otros aspectos de su historia familiar les resultaron más interesantes. Y está bien, fluir con lo que te ofrece la realidad es normal -y deseable- en el cine de no ficción, pero no encuentra un balance entre ambas caras de la película y confunde el retratar a su protagonista con la necesidad de mostrar todo lo que pudieron grabar de él aunque no se ahonde (¿qué necesidad verlo pelear al teléfono con su novia si no hay una intención de explorar más eso? ¿de qué sirvió ese detrás de cámaras de Midsommar?) ni tenga un orden que permita relacionarse con su historia.

Por otro lado, acude a recursos cuestionables; inunda de música que quiere imponer una emoción que no habita las imágenes (o subrayar demasiado una que ya está ahí) y, pudiendo complejizar lo que implicó su lugar iniciático en un caso de abuso infantil, decide mantener a Visconti como un monstruo unidimensional que se relame los bigotes viendo niños (en un penoso truco de montaje efectista). Creo que en un tema, o temas, tan complejos como los que tratan aquí, habría que hallar un escape formal de los lugares comunes, para empezar a dimensionar los grises. Desmenuzar el aparato sistemático que promovió su abuso y no reducirlo a villanos de caricatura. Buen material de archivo, eso sí.

Daniel liked these reviews