Dolemite Is My Name ★★★★

En sus momentos más simples, el guion de Dolemite puede pecar de siempre irse por la fácil. La manera en la que llevan a Rudy Ray Moore de punto A a punto B suele ser un camino sin muchos obstáculos, aunque el protagonista se empeñe en decir lo contrario. Pero una vez que quiere hacer comedia, hace comedia. Una vez que quiere grabar discos, graba discos. Y una vez que quiere hacer cine, hace cine.

Sin embargo, esto jamás me molestó, porque Dolemite Is My Name está grabada y actuada con un montón de energía. Todos los actores están entregadísimos a su papel. Eddie Murphy como el titular es una cosa increíble, pero tal vez aún mejor está Wesley Snipes, que lo siento mucho más fuera de su zona de comfort.

Películas sobre hacer cine siempre son divertidas, y más cuando se cuentan con pasión e ingenio. Este es un homenaje a un hombre que quiso hacer algo singular, cueste lo que cueste. Jamás se trata como una so-bad-it's-good movie, como sucede en The Disaster Artist. Rudy Ray Moore estaría contento de ver este lindo homenaje.

danote liked this review