Revenge of the Alligator Ladies ★★

Dejando a un lado que tengo la fortuna (aquellos que vean el film lo tildarán de desgracia, y eso sí que es una ídem) de conocer a algunos de los responsables, la película... no me gustó, pero no creo que esa fuese la intención de quienes la hicieron. Deberían verla aquellos a los que se les llena la boca con el "ji-ji-ja-ja" del mal llamado "cine basura", pues, como en su precuela "Al Pereira vs. the Alligator Ladies", es un desafío dirigido a cualquier espectador, aunque, si de estereotipos se trata, probablemente el público "gafapasta", a ser posible (bien) curtido en el cine de Franco, sea el que la disfrute más, así como la muy selecta minoría aficionada al cine de género (el mismo que ha hecho posible sur realización, vaya) que, como aquel, es capaz de asumir los excesos de Franco y Mayans, aunque sea haciendo chanza de él como (im)posible antidoto.
A pesar de lo dicho, lo cierto es que todavía no tengo muy claro si me gustó o no y, en este caso (no hablamos de Nolan, Almodóvar, Iñárritu, el último Scorsese u otros nombres de urticaria justificada), eso es bueno. De ahí la nota, que no puede ser superior porque tampoco tiene más interés que ese. Es decir, había que hacer una película y, efectivamente, se hizo una película. Si eso implicaba grabar a unos turcos que pasaban por allí, a unas ancianitas inofensivas que, por magia del cine (o el vídeo) se convierten en asesinos otomanos disfrazados, o crear una metaficción que haría que el citado Nolan pareciese uno de los hermanos Lumière (sale ganando, desde luego), pues adelante. Y eso es lo que queda: como bien señalaba el actor Víctor Olid (impagable como amante de Al Pereira), es la última "exploitation" genuina europea. La venganza de un cine que no volverá, y esa es la verdadera desgracia.