Camille Claudel, 1915 ★★★★

Tour de force binochiano, one more time.

Por lo demás, Dumont compone un alegato feminista en el sentido menos panfletario del término que te deja muy de bajón.