Pacific Rim ★★★★

Llevé a mi primo de nueve años a verla. Salió con un stendahlazo del que tardó como una hora en salir. Al día siguiente repitió y, consciente de que no le iban a llevar una tercera vez, me solicito copia de internet para ver en casa.

Contra mis principios, le pasé el screener, pero con la satisfacción de saber que todavía queda esperanza para la humanidad.