Valerian and the City of a Thousand Planets ★★★½

La vi hace casi un mes. En aquel momento me quedé patidifuso ante la avalancha de malas críticas, pero según fueron pasando los días, las voces favorables emergieron. Las voces de quiénes fueron conscientes de que se trata de una adaptación de un tebeo juvenil de aventuras nacido en los sesenta, de que cualquier atisbo de seriedad o transcendencia impostada brilla por su ausencia, de que Besson AMA el material de origen, de que visualmente es una pasada, y, sobre todo, de que incluye la mejor secuencia con tema de Bowie jamás hecha.