The Mitchells vs. The Machines

The Mitchells vs. The Machines ★★★★★

El lenguaje visual de esta película es un prodigio: no sé cómo se verá "Los Mitchell contra las máquinas" dentro de 20 años, pero creo que hace algo valioso y atrevido al incorporar la lógica de gifs, memes y edits a su propio aspecto, porque son códigos audiovisuales nuevos que están creciendo y desarrollándose ahora mismo, con los que una o varias generaciones se comunican y son perfectamente universales. Y no tienen nada de vulgar ni de baja cultura, ¡algo que creo que está en el discurso de la película y en los fabulosos vídeos que hace la protagonista! Joder, si es que ahora mismo hay chavalas de 15 años que hacen unas ediciones de locos en TikTok. Hay gente por ahí suelta que acaba de nacer y ya es capaz de visualizar una idea, planificarla entera, rodarla, montarla y subirla en menos de media hora.

En fin, que me pierdo. "Los Mitchell contra las máquinas" se sirve de esos recursos para apuntalar muchos de sus gags, pero lo sorprendente es que no es algo forzado, sino que resulta una derivación muy natural de la comedia más física e histérica, del slapstick y también de las aportaciones contemporáneas de autores televisivos como Stephen Hillenburg (esas irrupciones de fotos reales), Alex Hirsch (la expresividad de los personajes), Pendleton Ward (los accesos surrealistas), Genndy Tartakovsky o Craig McCracken (grandes herederos posmodernos de Hanna-Barbera). En mi opinión, la cristalización de todo eso aquí en un estilo propio y heterodoxo es tan importante como lo que se logró "Spider-Man: Un nuevo universo".

Por supuesto, nada más aburrido que explicar que algo es muy gracioso cuando lo puedes decir directamente. He tenido que parar la película al principio porque me había entrado la risa con el chiste de dos segundos del cacharro que hace hablar a los perros y el chucho con los ojos abiertísimos diciendo "¡HOLA SOY PERRO!" (quizá también en esto influya que soy bastante tonto). Dramáticamente también está construida de manera modélica. En cierto modo, teniendo en cuenta que el corazón de la película es la relación paternofilial, creo que se puede defender que "Los Mitchell contra las máquinas" trata sobre un padre y una hija que se comprenden haciendo uso y aprendiendo del lenguaje del otro.

jaimelorite liked these reviews