Reprise ★★★★

Buen drama que toca temas como la depresión y la inspiración artística en la adultez temprana. Así como los dos amigos que protagonizan el filme respiran juventud, vitalidad y transformación, también lo hace la forma en la que está contada esta sencilla y emotiva historia, con un montaje fragmentado que se la pasa saltando del presente al pasado y a un futuro que no sabemos con certeza si ocurrirá. Incluso salta de la línea narrativa central para contarnos pequeñas historias sobre el grupo de amigos de los protagonistas. Emana mucha energía el debut de Joachim Trier e inevitable sentirse identificado con sus personajes y sus ansias en pleno despertar creativo.