Commando ★★★★★

Un perfecto resumen de todo lo que nos gusta del cine de acción de los ochenta: hombres adultos insultándose muy fuerte ("¿Me recuerdas? - Claro que te recuerdo, TÍO MIERDAS"), nombres increíbles (JOHN MATRIX), exhibicionismo barato, personajes de una pieza o incluso de media pieza, frases lapidarias increíbles y sobre todo unas secuencias de acción y un guión de una urgencia tal que no hace falta recurrir al manido tópico de los placeres culpables para defenderla: Commando es una obra maestra con todas las letras.