The Beast Must Die ★★★

La he visto en una copia malísima y la peli no mata, pero ver juntos a Peter Cushing y Charles Grey no es algo que pase cada día. Además, cuenta con uno de los gimmicks más divertidos de la historia del cine desvergonzado.