Split ★★★½

Shyamalan se vuelve indie y hace un homenaje a sus fans (y a si mismo) con una vuelta al tipo de historias (y la forma de contarlas) de sus inicios. Lo cierto es que la jugada le sale bien apoyado en un abnegado y esforzado James McAvoy y en la maravillosa Anya Taylor-Joy.

En el debe, eso sí, hay que apuntar el abuso de deus ex machina para hacer avanzar la historia y que la economía de medios hace que, por ejemplo, la música sea bastante cutre (ay, James Newton-Howard, se te echa de menos). Pero vamos, nada que empañe demasiado dos horas de entretenimiento de buena calidad.

Pd: ojo al Rise of the Shyamalanverse

Report this review