After Hours ★★★★

¿Sabéis esas pesadillas en las que uno no puede moverse por más que quiera? Esas en las que necesitas seguir avanzando pero tu cuerpo, por lo que sea, no responde. Entonces sientes ese cosquilleo provocado por la tensión de tus piernas, agarrotadas, que te impiden seguir adelante.
Esas pesadillas son las peores, pero por alguna razón, cuando llevamos una temporada sin ellas, las echamos de menos.
Creo que ese tipo de pesadilla es exactamente la que ofrece aquí Scorsese. Y el cabrón lo pinta de comedia arty entre amenazadoras calles vacías que parecen salidas de un post-apocalípsis y una galería de personajes que también hemos visto desfilar en nuestros malos sueños.