Beatriz at Dinner ★★½

Lo que debería haber sido algo más que un sucedáneo de La cena de los idiotas se queda ahí en la enésima demostración de la pasmosa ranciedad de Miguel Arteta.