Bright ★★★

David Ayer no es ningún virtuoso, pero cuando tiene entre manos un guión con alguna idea graciosa, puede sacar un proyecto sin provocar vergüenza ajena.
Bright está llena de buenas ideas, pero también de otras horribles. Max Landis sigue empeñado en demostrar lo listo que es y claro, termina por agotar, algo que demuestra con sus últimos diez interminables y torpes minutos. Mantener el interés de un thriller policial de aire noir donde la investigación principal se centra en una varita mágica tiene mérito, hay que reconocerlo.
No hace falta ser el hijo del director de Un hombre lobo americano en Londres para saber que una mala noche puede terminar como El señor de los anillos.

Kiko liked this review