Edge of the Axe ★★★½

Entre mediados de los ochenta y principios de los noventa, Larraz se permitió el lujo de ser nuestro propio Wes Craven en B. O en Z. De su trilogía de terror completada por 'Descanse en piezas' y 'Deadly Manion', puede que la más completa y visionaria sea 'Al filo del hacha'.
Que en 1987 ya estuviéramos planteando los peligros de las redes sociales, el chat y las identidades ocultas solo puede ser fruto de algún tipo de magia oscura.
José Frade presenta un delirante slasher con más muertos que muchos clásicos del género juntos.
Las interpretaciones, todas limítrofes, son tan encantadoras como esos Dire Straits de pacotilla que suenan en cuanto hay la menor ocasión.
No es 'Mil gritos tiene la noche', mucho más perfecta en su imposibilidad, pero pasas un rato de los que echabas de menos a pesar de que la copia de Arrow se vea mejor que la peli del guasón. Cuesta creer que estemos ante un exploited cuarentón.