El crack cero ★★★★

Espectacular. Todo.
Las líneas matadoras, lo sutil del nuevo Moro con la dicción del viejo, Areta, el caso, los secundarios, la música y la fotografía.
Un trabajo grandioso que merece un reconocimiento y con el que no vale tirar del rancio discurso de siempre.
Con Garci puede funcionar en algunos casos, pero hoy no. Hoy toca vestir de gala y fumar un buen cigarro.
Una de esas películas que echamos de menos en cuanto se terminan.