Ema ★★★★

Poliamor en la pista de baile, un cuento retorcido y punk sobre la fuerza del cariño y la familia en la película más sonora de un cineasta que parecía no tener límites visuales.
Todo ello aderezado con un reguetón que se beneficia de la portentosa iluminación de Sergio Armstrong, pero donde la mejor música de todas es el score de Nicolas Jaar.
Larraín siempre ha sido un narrador extraordinario, y ahora ha encontrado un cuento a su medida.
Una pena que el reboot de 'Suspiria' no fuera a parar a sus manos. Gaspar, atiende.