Enterrados ★★★½

Un puñetazo a varios niveles. La primera peli de Luis Trapiello está llena de buenas intenciones, ganas, mal rollo y, sobre todo, valentía.
Creo que dos de las mejores secuencias del año del cine español están aquí. El arranque no necesita artificios para llevarnos al infierno.
La otra necesita apoyarse en la magia del cine para narrar con brío lo que sería una escena sin más, pero lo hace sin complejos y llegando hasta el final.
Una sorpresa que necesita ser desenterrada.