Escape from the Bronx ★★★

La secuela de la explotación solo podía ser así. El director quiere tanto a sus personajes que, a pesar de ser una de sus clásicas películas sobre la marcha (ojo, también lo era Keoma), los estallidos de violencia, los lanzallamas marca de la casa y los diálogos explicativos se hacen querer.