Fantasy Island ★★★

Imposible pero flipante mezcla de 'Lost' (la serie) y 'First Dates' (el programa), esta delirante comedia mongoloide con aroma al mejor peor género de los 90 es una fantasía en sí misma.
Todos los "valores" de la telebasura que tanto os gusta están aquí jugando el partido de su vida a través de una absurda flatline con mucho más interés del que va a encontrar un fanático del terror.
'Fantasy Island' tiene muchísimos problemas, pero que nos la hayan vendido como una película de terror es el mayor de todos.
Con una esencia impregnada de un potente auto sentido del ridículo, es imposible no entrar en su muy imbécil juego lleno de humor chabacano y dudoso gusto que, ojo ahí, consigue en dos (súper excesivas) horas todo aquello que la última versión de 'The Twilight Zone' solo pudo soñar durante todo un año.