Ideal Home ★★★½

La carrera de Andrew Fleming es una cosa de locos. Horror ochentas para empezar, una comedia sobre relaciones abiertas que sonó mucho a la generación del bocado de realidad y un regreso horror de culto y la brujería para terminar rodando comedias tan desmadradas y llenas de alma como Arrested Development o Hamlet 2.
Esta comedia bienintencionada con un reparto maravilloso podría haber pecado de cursilería y lagrimeo, pero afortunadamente para todos, las únicas lágrimas que caerán por tus mejillas son las provocadas por un puñado de carcajadas a destiempo marca de la casa.