La Commare Secca ★★★

Bernardo Bertolucci debutaba prácticamente a la vez que Pasolini, con la mitad de años y con un guión basado en una historia del segundo. La cosecha estéril es un rashomonazo en toda regla en una era olvidada en la que los coches tenían lector de vinilos. Tocadiscos, vamos.
Un singular punto de partida de una carrera que apuntaba (y terminó llegando) mucho más alto.