Madre ★★½

El trabajo más exigente e íntimo de Sorogoyen. Una película donde la intensidad y la fuerza habitual de sus trabajos está planteada desde la habilidad de siempre para luego ir deshinchando la burbuja formal esperada por algo completamente nuevo.
O tal vez no.
El caso es que dejando de lado unas interpretaciones fabulosas yo no tengo mucho que rascar aquí.
Solo espero que su director haya cargado las pilas y vuelva a dejarme sin aliento por la descarga de adrenalina y no por el agotamiento que provoca demostrar que puede hacer otra cosa con la misma intensidad con la que retuerce el cine más rabioso.