Manuel y Clemente ★★★

Aprovecho para saldar esta vieja deuda pendiente y así complementar el estupendo documental que Movistar estrenará sobre El Palmar de Troya en unos días.
Quien busque sordidez y escalofríos, que no dude y se lance de cebeza a por él o a por alguno de los estupendos podcasts que tenemos por ahí, porque la película de Javier Palmero (la única que dirigió), es otra cosa.
Sí, es una comedia bufa de dos timadores que se lucran a costa del absurdo fanatismo inútil de los demás, pero al menos sabe reírse un poco de ellos, convirtiéndolos en pareja estrafalaria y disfrazándolos de un tonto y un espabilao. Del gordo y el flaco. Dos hijos de puta, al fin y al cabo, cuyos delirios de grandeza divina se sirvieron de la ignorancia devota de la época.

Dios le castigó por onanista

Y el pobre hombre perdió la vista.

Que placer tan delicado es estar excomulgado.