Office Christmas Party ★★★

Aún estando un escalón por debajo de las verdaderas comedias ENORMES de los últimos años (Game Night, Horrible Bosses 1 y 2), comparte con ellas el infinito cuajo de Bateman, lo que ya nos pone a favor de obra.
Además, siempre es un placer ver a un cómico como T.J. Miller interpretándose a sí mismo y salvando los papeles antes de perderlos definitivamente en la vida real.
A lo mejor soy yo, pero creo que la audiencia está siendo demasiado rancia ante los últimos esfuerzos de los grandes estudios por devolvernos a la comedia alocada de nuestra EGB.
Ya que las veis gratis, tampoco os paséis de ingratos.