Satan's Blood ★★★★

Un despiporre grosero y sexy que pasa en un suspiro y sabe convertir sus correcalles narrativos (e interpretativos) en puro entretenimiento maligno.
La semilla del diablo tardó una década en germinar alrededor de la comunidad de Madrid.