Star Wars: The Last Jedi ★★★★½

No soy sospechoso: detesto el universo de Star Wars y las dos últimas pelis me parecen deplorables.
Ahora bien, esto es otra cosa. Para empezar, ES BONITA. Preciosa, diría. Y es divertida, trepidante, emocionante y valiente. Respetuosa. Inteligente, aunque con un par de licencias que, bueno, se perdonan porque estamos ante LA MEJOR PELI DE LA FRANQUICIA.
Sin los viejos dinosaurios (hey, Ron Howard), como Lawrence Kasdan ni las innecesarias interferencias del blockbuster para young adults (Michael Arndt, te lo digo a ti), Johnson y Yedlin demuestran en apenas un par de minutos que JJ Abrams y Dan Mindel se equivocaron al iluminar con los mismos juegos de luces de la galaxia vecina.
El primer acierto de Star Wars: Episodio VIII - Los últimos Jedi, es entrar por los ojos con una imagen nítida pero con un toque de grano y suciedad que le va que ni pintado. Como la ropa de los personajes. Joder, el episodio VIII es PRECIOSO.
Es una lástima que la peor interpretación de la película corra a cargo de Carrie Fisher, pero hay que reconocer que es más que probable que tuviera la cabeza en otro lado.
El gran vencedor de este episodio es Mark Hamill, que demuestra que Star Wars siempre ha sido y siempre será Luke Skywalker. Sin la aparatosidad del Solo de Ford del Episodio VII y con la fuerza de una mirada que rompe las gafas 3D, Hamill es el vencedor absoluto
Que Rian Johnson se encargue de una saga él solito sí que es un auténtico NEW HOPE.

Kiko liked these reviews