State of Grace ★★★★★

No pisaba la cocina del infierno desde mis tiempos de adolescencia despachando películas en el videoclub de mis tíos.
Eso sí, antes de eso ya la había disfrutado en el cine, y guardaba un extraordinario recuerdo que, en efecto, era más que merecido.
Ojo a la banda sonora y a las interpretaciones de todos y cada uno de los integrantes del reparto.
Cine de verdad, del que suda y sangra, lleno de estilo de un tipo acostumbrado a manejarse entre irlandeses gracias a sus colaboraciones con U2.
Un thriller intenso y dramático que puede mirar a los ojos a cualquier clásico sobre las guerras de sangre en las peligrosas calles del Nueva York de entonces.
Nueva York, qué personajazo.