The Descent ★★★★

Bueno, se confirma lo que pensamos hace casi quince años: es un clásico.
Incómoda, desesperante, trágica, desagradecida y angustiosa. Como la vida misma.