The Predator ★★★

La película es un altibajo demencial y constante, y con una edición sospechosa, pero que logra enderezar el rumbo cada diez minutos porque, o bien hay un buen chiste, o se marca una idea de guión estupenda, como ese bicho visible por la sangre derramada.
El resto, bueno, por desgracia lo encuentro más cercano a la decepción viniendo de quien viene que del gamberrismo de etiqueta habitual.
Es una pena que el desenlace sea tan confuso y tan básico, creado sobre la plantilla Fox habitual. Sí, como en Alien: Covenant.
El reparto está entregado y a la altura, el humor es de brocha gorda y está llena de lugares comunes de las historias de los dos responsables, pero quien te diga que esto no está adulterado o no se ha enterado de los problemas de rodaje o en realidad confundía a Black & Dekker con Diablo Cody y Jason Reitman.
Y encima no es navidad, joder.