The War of the Roses ★★★★

DeVito en estado de gracia, con carta blanca, es un despilfarro de talento. A medida que el matrimonio de los Rose se pudre, el delirio se apodera de la cámara, llevando al director a uno terreno donde De Palma y Tex Avery se fusionan en un único ente bastante retorcido y cabrón.
Si el guión de Michael Leeson se encuentra con un agujero negro, la cámara de Danny DeVito se curra una maniobra evasiva abrumadora e inesperada. Y así todo el rato.
Digamos que no la había visto desde que tenía la edad de los hijos de los Rose, ahora estoy casado y lo que más me impresiona de la peli no es la descomposición de las relaciones de pareja, es la extraordinaria narrativa visual lo que me deja sin aliento. Resulta inadmisible que DeVito lleve quince años sin rodar una película.