Veronica ★★★★

Que durante el año del décimo aniversario de [REC] sus dos directores estrenen largometrajes de género, es motivo de alegría. Mientras Balagueró necesita recuperar el pulso tras los desastres de [REC] 4: Apocalipsis y Musa, Paco Plaza, que había empezado a destacar con Cuento de Navidad y no con sus dos primeras pelis, ha ido comiendo el terreno a base de bocados feroces. Divertidos a veces, pero dolorosos siempre.
Y el dolor está muy presente en Verónica, una peli que nos suena a todos, que nos hiela la sangre y nos rompe el corazón.
La narrativa vallecana solo desentona en la secuencia de la fiesta en casa, menos creíble que el aterrador fenómeno que sucedió en el número 8 de Gabriel Núñez (AKA Luís Marín) o incluso que la monja ciega, más gratuita si cabe que la Hermana Dolera. Poco importan esos detallitos cuando el terror en estado puro se desata durante buena parte del metraje.
Imperfecta, entrañable, con un reparto de chiquillos que hay que ver para creer, Verónica es la primera película española que da miedo de verdad de los últimos diez años. Sí, desde aquella otra.

Kiko liked these reviews