Very Bad Things ★★★★

HOY se cumplen 20 años del estreno de la primera peli de Peter Berg.
No hay ni una sola parte de la trama que pudiera ser aplaudida hoy como tampoco lo fue entonces, con la única diferencia de que hace veinte años tuvieran treinta millones de dólares para rodar la peli.
El pesimismo, el peso de la culpa y el precio de la felicidad volatilizan el sueño americano en una de las películas más retorcidas que ofrecieron los noventa. Una de esas pesadillas que una parte del cerebro reconoce como tal y te asegura que no es real, mientras el otro hemisferio te aconseja abrocharte el cinturón y disfrutar de la velada. Relájate y preocúpate lo justo en caso de reconocer alguna de sus situaciones y personajes durante estos cien minutos de frenesí.