Vinyan ★★★½

Dejamos las Ardenas para otro viaje de ida hacia el corazón de las tinieblas. Diez años de culto avalan la segunda y más ambiciosa apuesta del cineasta belga, que nutre de dolor mental y físico un angustioso viaje a ninguna parte.
Como siempre, una fotografía inmejorable añade un extra de punch a una película a rescatar.
El eslabón perdido entre 'Lo imposible' y 'Don't Look Now'.