Wanted: Dead or Alive

Pues resulta que el bajón del bueno de Gary Sherman, director de dos de las pelis más guays del fantástico de los 70 y los 80, no empezó en Poltergeist III: Se busca vivo o muerto fue el principio del fin.
Difícil encontrar algo menos interesante o divertido por entonces.