We Are the Flesh

Cada vez que la cabeza me decía "sal de ahí", el corazón me decía "espera un poco".
Una fiesta apocalíptica literal que debería hacernos reflexionar sobre el sentido de la vida y del cine.
Hay tantas buenas ideas como exceso y eso, por lo general, siempre es bueno.
Además ahora estoy obsesionado con la banda sonora y la canción de los créditos finales.
Y hablando de finales, cómo te quedas con este fin de fiesta a la altura del mismísimo Terry Jones si en lugar de buscar el Santo grial se hubiera dedicado a destilar alcohol.
Habrá que esperar a que su director mueva ficha.
Muy contento con mi primer título del Blaq Market francés.

Kiko liked this review