Wrong Turn 2: Dead End ★★★½

Respeta los personajes creados por Alan B. McElroy (así será en todas), pero juega con la baza de la telebasura contemporánea, además de seguir teniendo guiños, en este caso, a cine más afín con Battle Royale (incluida una camiseta)
Más del doble de personajes aseguran más del doble de diversión, además de ese valor añadido que es contar con el cachondo Henry Rollins, en otra aventura de supervivencia y gore que incluso dura siete minutos menos que la original.
En Wrong Turn 2: Dead end, asistimos a lo que será la esencia del resto de la saga: una intro con una muerte salvaje y bastante coña, ausencia de cobertura telefónica y bosques.
Y más tetas.
La matanza de Texas seguiría estando presente en un tercer acto donde una comida familiar sigue a rajatabla el dictado de Hooper desde el punto de vista de quien disfrutó con el cine (bueno) de Eli Roth. Probablemente sea la más completa, entretenida y sangrienta de la saga, además de contar con el mejor final de todas. Si quedaba algún recuerdo por revivir, va Joe Lynch y se pone en plan Eraserhead. No en vano estamos ante el director de un Wrong Turn más acorde con el cine de género contemporáneo, ahí están la irregular Chillerama o la interesante Everly, una suerte de John Wick con Salma Hayek bastante más elegante que Knights of Badassdom.

Kiko liked this review